La LOPD no incluye a los difuntos

Recientemente, numerosos medios de comunicación se han hecho eco de la noticia del éxito científico de un equipo médico del Hospital de la Fe de Valencia, el cual logró, el pasado 18 de agosto, efectuar el primer trasplante de cara realizado en España. Lo relevante de la noticia para el ámbito de la protección de datos es, sin embargo, el rastro negativo que ha desencadenado la mediatización de los sucesos.

 Al parecer, se han filtrado en los medios algunos datos sensibles relativos al donante y al receptor del trasplante de cara, lo que ha suscitado importantes críticas. La información oficial aportada por el Ministerio de Sanidad y la propia Consejería de Valencia facilitaba el sexo, las edades de los implicados y la causa de fallecimiento –un accidente de tráfico- del donante, del que ha trascendido su nacionalidad, la calle donde residía así como sus aficiones, entre otros detalles identificativos.

 Sin embargo, pese a que estos hechos nos puedan parecer irregulares, fuentes de la AEPD han considerado que difundir determinados detalles del fallecido no representa una vulneración de la ley que vela por la confidencialidad de aspectos privados de los ciudadanos, pues las personas fallecidas se encuentran excluidas de la Ley de Protección de Datos. En la praxis se confirma, además, que en casos similares donde se han revelado informaciones de personas fallecidas, ha prevalecido la libertad de información.

En el caso del receptor, no obstante, será él mismo quien habrá de decidir si desea permanecer oculto o desvelar su identidad, por lo que en este punto sí podríamos estar atendiendo a una vulneración de la ley.

La legalidad de tu empresa,
en las mejores manos


93 540 43 32